sábado, 25 de octubre de 2014

A subasta un reloj del Duque del Infantado

El 10 de noviembre todos aquellos coleccionistas que lo deseen podrán pujar en el remate que organiza en Ginebra la casa de subastas Christie's por un reloj de bolsillo que perteneció a Pedro de Alcántara de Toledo y Salm-Salm, duque del Infantado, Lerma, Pastrana, Francavilla y Estremera, marqués de Santillana, Távara y el Cenete, conde de Saldaña y príncipe de Mélito y Éboli, por citar algunos de sus múltiples títulos. 

Pedro de Alcántara de Toledo y Salm-Salm, duque del Infantado
(Foto Wikipedia Commons)

Destacado militar, fue el precursor del Regimiento de Voluntarios de Castilla, con el que luchó contra la Francia revolucionaria. Su cercanía a Fernando VII le valdría la presidencia del Consejo de Castilla, así como la confiscación de sus numerosos estados por orden de Napoleón una vez que éste entró en España. Posteriormente, con las tropas francesas en nuestro país, fue enviado a Londres por mandato de la Regencia como embajador extraordinario y, estando todavía en la capital británica, se le nombró presidente de la Junta de Regencia que en 1812 promulgó la Constitución de Cádiz. A la vuelta de Fernando VII volvió a presidir el Consejo de Castilla. Con la llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis comandados por el Duque de Angulema, el Duque del Infantado obtuvo el cargo de presidente de la Regencia que se formó. Ya durante la última década absolutista del reinado de Fernando VII ocupó varios puestos de carácter militar y el cargo de Secretario de Estado. El último servicio que le encomendó el hijo de Carlos IV fue el de asesorar a su viuda en las tareas de gobierno mientras durara la minoría de edad de Isabel II. Los últimos años de este gran hombre de Estado, fallecido en 1841, se vieron empañados por el secuestro al que le sometieron en París Josefa Montenegro, una antigua amante, y un médico llamado José Vieta, que pretendían obtener hacerse con la fortuna del aristócrata.  

Volviendo al reloj que se subastará en Christie's, éste fue adquirido en 1802 por el Duque del Infantado a la prestigiosa firma Breguet por la cifra de 4.200 francos, una cantidad considerable para la época. Realizado en oro, únicamente se realizaron una treintena de ejemplares de este tipo. Como nota curiosa, Pedro de Alcántara de Toledo tuvo que esperar cerca de cuatro años, hasta 1806, para recibir el reloj que ahora sale a remate.

El reloj que será próximamente subastado (Foto Christie's)

No hay comentarios:

Publicar un comentario